Patatas asadas y dulces árabes de Marruecos

Seguimos hablando de comida en Metrópoli porque la cultura y el ocio necesitan de toda nuestra energía y las patatas asadas y dulce árabes la tienen.

 

Puesto de Patata Asada en Metrópoli

Puesto de Patata Asada en Metrópoli

Emilio López es el encargado del puesto de Patata Asada, un clásico del verano de Gijón: “este año hemos traído como novedad la patata asada de pollo que se está vendiendo muchísimo. Estamos muy contentos porque el perfil de público que está viniendo entiende muy bien el producto”.

La Patata Asada es un stand de comida rápida pero la cocción de las patatas llevan su tiempo: “la preparación de la patata tiene entre hora y media y dos horas de cocción para conseguir esa textura de puré y luego lo mezclas con los ingredientes al gusto. Son patatas de gran formato”.

Pero en el puesto de Emilio y su familia también ofrecen unos gofres con chocolate: “tenemos dos tipos de chocolate para los gofres, uno blanco y otro con leche, y luego tenemos más de quince topping distintos para acompañar. El que más está gustando es el gofre con chocolate con leche, galleta y almendra crocanti”.

En Metrópoli han apostado por productos más innovadores, copiando de viajes a Inglaterra y Alemania pero adaptando al gusto asturiano haciendo una versión de Patata Asada con picadillo y cabrales.

Dulces de Marruecos.

Dulces Árabes en zona Market

Dulces Árabes en zona Market

El puesto de dulces árabes de Jamal Amioui situado en la zona Market de Metrópoli es un pequeño rincón que pasa desapercibido pero que huele a miel y agua de flor de naranjo.

Los dulces árabes son a base de frutos secos naturales, miel y agua de flor de naranjo: “almendras nueces, anacardos, pistachos, sésamo porque en Marruecos se dan muy bien, es algo natural y sano, una pastelería que no lleva leche, huevos, ni crema, grasa, ni levadura, ni colorantes”.

La elaboración es secreta pero nos ha contado alguna receta: “por ejemplo se puede mezclar la arena de almendras con agua de flor de naranjo que le da ese aroma tan especial, y la masa hecha con maíz y se rellena con nueces o pistachos, incluso mezclando hasta siete ingredientes como la Chebakia, el dulce más típico de Marruecos”.

La Chebakia son como pestiños y son los más difíciles de elaborar porque llevan mucho trabajo: “este lleva de todo, almendra, canela, sésamo, anís, agua de flor de naranjo, azafrán y miel. Se puede freir o meter al horno y en Marruecos se consume mucho en el mes de Ramadán porque tiene mucha energía”.

Ir al stand de Jamal es hacer un viaje mental a Marruecos, sobre todo si pruebas el delicioso té verde con hierbabuena.

 

Buscar vuestros rincones favoritos en la zona Market porque TODO ESTÁ EN METRÓPOLI!!!

Comentarios